Extracción de hierro implicará destrucción ambiental y social de la Costa Sur
COPAE  2011-21-09  

En las ultimos meses el tema de la extracción de hierro en la Costa Sur de Guatemala ha pasado desapercibido en la prensa nacional y medios de comunicación, luego que el 27 de junio del 2011, el Ministerio de Energía y Minas cancelara tres licencias para la extracción de hierro en la Costa Sur, aunque la empresa Tikal Minerals anunció que apelaria esa decisión. Aun no se sabe con certeza del proceso que lleva la empresa en su afán de explotar las arenas negras. Existe aun el latente peligro que esta licencias y más puedan ser autorizadas.

En octubre 2008 se entregaron tres licencias de exploración para determinar el potencial de hierro en las playas de Retalhuleu, Suchitepéquez y Escuintla, por casi 300 kilómetros cuadrados en total. La empresa interesada es Tikal Minerals, S.A., subsidiaria de la transnacional Australiana Mayan Iron Corporation.

El interés en la extracción de hierro procede del crecimiento de la economía mundial y de la demanda de mayores volúmenes de hierro. Sobre todo las economías emergentes  de los países BRIC (Brasil, la Federación Rusa, India y la República Popular de China) creen una escasez mundial de materias primas.

En los últimos años China se ha consolidado como el primer consumidor mundial de diversas materias, incluso minerales con altos contenidos de hierro. Se estima que, de continuar con los ritmos actuales de utilización de acero, las reservas mundiales conocidas de estos yacimientos van a consumirse en los próximos 10 años.

Actualmente los principales proveedores de hierro son Australia y Brasil. Pero visto la situación actual de escasez, las playas de arenas negras del Pacífico de Guatemala con sus altas concentraciones de hierro se han convertido en una alternativa para abastecer a la alta demanda mundial de acero. En conjunto con financieros chinos la empresa podría explotar la Costa Sur y exportar el hierro explotado al mercado chino.

Los depósitos de arena con hierro en la Costa Sur fueron reportados por primera vez en 1968. Dependiendo de la profundidad de las excavaciones, las existencias de hierro se han estimado hasta en 100 mil millones de toneladas, lo cual representa 12 por ciento de las reservas mundiales de hierro. Si las excavaciones se hacen hasta 10 metros de profundidad, la producción puede durar 20 años. En caso las excavaciones se hagan hasta 50 metros, la explotación puede durar 90 años.

Las riquezas naturales de la Costa Sur

Los suelos de la Llanura Costera del Pacífico – una franja de aproximadamente 50 km de ancho que se localiza paralela a las costas del litoral Pacífico – tienen un alto potencial productivo debido a su alta fertilidad natural y al hecho de no presentar limitaciones para la producción agrícola.

Cabe mencionar que la diversidad biológica de esta región fue la base para el origen de las primeras culturas complejas de Mesoamérica. En la Costa Sur se desarrollaron culturas sedentarias tempranas que dieron lugar a grandes centros de población y poder político.

Los ecosistemas más representativos y al mismo tiempo productivos de esta región son las playas arenosas y los manglares. Cada uno posee dinámicas altamente dependientes entre sí.

El manglar genera innumerable bienes y servicios ambientales: productos maderables y no maderables, recursos pesqueros de captura directa en el manglar (peces, moluscos y crustáceos), miel, recursos cinegéticos (cacería), fibras de valor comercial y productos químicos y medicinales.

También las playas sustenas formas de vida microscópica y macroscópica: almejas, moluscos, gusanos, pulgas de mar, cangrejos, protowoos, plantas microscópicas y bacterias. Estos componentes interactúan dentro de una red tróficam conformando un ecosistema abierto en donde se da un intenso intercambio de materiales entre los ecosistemas marinos y terrestres.

La importancia socioeconomica de la Costa Sur

Las actividades productivas de la región están dominadas por la pesca artesanal para consumo y subsistencia, de lo cual depende la población más pobre, y por la agricultura de subsistencia en cultivos como maíz, ajonjolí, papaya, plátano y coco.

 

También existe una tendencia creciente del turismo en el área, lo cual adquiere un ingreso al país. Los litorales representan un 23 por ciento de la oferta hotelera a nivel nacional.

Estudios del TNC y CIRPA revelan que el valor de mercado de los bienes (acuacultura, pesca, leña, materiales de construcción, colecta de huevos de tortugas marinas) y servicios (recreación y turismo, pesca deportiva, servicios al comercio y protección de la biodiversidad) pueden oscilar entre los 216 y 314 millones de dólares estadounidenses.

Sin embargo la inversión estatal en servicios públicos no es acorde al valor estratégico de esta zona, lo cual se traduce en el constante deterioro y empobrecimiento de una zona con alta importancia social, económica y biológica para el desarrollo del país.

Los impactos ambientales y sociales de la eventual explotación minera

Una opción para la extracción del hierro en la Costa Sur es la extracción en seco: se remueve la capa de suelo que cubre las arenas. Luego se hacen excavaciones y las arenas se transportan en camiones de volteo de 10 a 15 toneladas hacia el concentrador primario. Allí se hace pasar la arena finamente molida sobre una banda transportadora que pasa por debajo de una serie de imanes. La magnetita – el mineral de hierro objeto de interés – es atraída por el imán. Despues de ese proceso se deposita de nuevo la arena residual en las playas.

Aparte de los impactos ambientales de la minería en general – como la eliminación total de la vegetación y la modificación fisiográfica de la zona – la extracción de hierro implica impactos a nivel del subsuelo derivados de la profundidad de las excavaciones: las intrusiones marinas y la licuefacción del subsuelo.

Las excavaciones causan transformaciones del equilibrio de las relaciones hidrogeoquímicas proprias de las zonas marino costeras. En principio es de esperar una modificación en los flujos de los recursos hídricos con efectos directos en la disponibilidad del agua para consumo humano o producción agropecuaria.

De hecho, los procesos de contaminación de los recursos hídricos en las zonas marino costeras frecuentemente están asociados a la salinización de suelos agrícolas y fuentes de agua dulce, generada por el avance del agua de mar tierra adentro, fenómeno que se conoce como intrusión marina.

Las excavaciones a profundidad propias de la minería de arenas negras también van a modificar las relaciones físicas a nivel del subsuelo. Suelos granulares saturados y poco consolidados, por ejemplo arena, al experimentar esfuerzos cortantes anómalos y rápidos, dan lugar a movimientos verticales y horizontales de su masa, que se traducen en deslizamientos, o en grandes asientos. Este fenómeno de licuación de suelos tiene un potencial destructivo muy alto y se observa generalmente en los sectores ubicados junto a las riberas de los ríos y en el borde costero.

Cabe mencionar también que los impactos de la posterior explotación minera en el área modificarán las costas y ecosistemas marino costeros dejándolos desprotegidos y vulnerables ante los impactos de eventos naturales extremos como tormentas tropicales, huracanes y tsunamis.

El sistema de manglares de la Costa Sur es de suma importancia para la adaptación de la sociedad guatemalteca ante el cambio climático, constituyendo una barrera física natural que ayuda a disminuir las consecuencias de eventos climáticos extremos. El hecho de que el sistema de manglares se vería afectado negativamente en gran medida debido a la fragmentación y debilitamiento del mismo y que Guatemala está catalogado con uno de los países de mayor vulnerabilidad ante el cambio climático, implica otra razón por la cual no se debe promover la destrucción de una zona de protección natural.

La exploración y explotación amenazan otras actividades económicas que pueden ser más compatibles con la conservación de los sistemas naturales asociados a la zona: camaroneras, salinas, turismo, pesca dentro del estero y mar abierto, colecta de huevos de tortugas marinas y agriucultura diversificada.

“La explotación mineras en las playas significa la terminación del turismo,” dice Leonel Palma, empleado del hotel Costa Verde en Puerto de San José, punto de atración para muchos turistas. “Turistas vienen aquí para nadar y relajarse. Qué crees qué van a hacer cuando vienen a sacar la arena aquí?”

También es necesario tomar en cuenta otros posibles impactos sociales, considerando los existentes conflictos sociales y las divisiones en las comunidades que están ubicadas alrededor de la Mina Marlin en el departamento de San Marcos.

La situación actual: la resolución del MARN y las cancelaciones de las licencias mineras

El 28 de marzo del 2011, la Asesoría Ambiental de la Dirección General de Gestión Ambiental y Recursos Naturales (DIGARN) del MARN emitió un dictamen (Resolución 077-2011) en donde se indica que el proyecto no es ambientalmente viable porque representa potencialmente graves riesgos para la integridad de los ecosistemas costero marinos del país y repercusiones en la salud y seguridad de los pobladores de la región costera. El proyecto es incompatible con el entorno ambiental; por lo que es inaceptable.

El 27 de junio del 2011 el Ministerio de Energía y Minas (MEM) canceló tres licencias ya que Tikal Minerals incumplió los requisitos ante el MEM. Según el ministro de Ambiente, Alfredo Pokus, la compañía no presentó los planes de trabajo para la fase de exploración en los 90 días siguientes de que el Ministerio se los solicitó. La empresa anunció que apelará esa decisión.

Sin embargo, en el MEM aún se encuentran pendiente de resolución siete solicitudes adicionales que han sido presentadas por Tikal Minerals.

Por otro lado, el 6 de octubre del 2010, el MEM otorgó la licencia minera de reconocimiento, codificada LR 004-08 a la empresa Firecreek Resources, institución asociada a Iron Sands America y G4G Resources de Canadá. Esta licencia ha sido denominada ISA No. 1, tiene una superficie de 2,492.1 km2, y se justifica en la exploración de tierras raras, wolframita, cobalto, cromita, hematita, zircón, ilmenita, magnetita, rutilo, níquel, monacita, casiterita, arenas y gravas. El territorio concesionado cubre la zona del litoral marino que va desde San Marcos hasta Jutiapa.

Los beneficios ecónomicos: sólo de corto plazo

Los beneficios económicos que se van a generar con la exploración y explotación minera en el Lítoral Pacífico son temporales. En el largo plazo, los impactos ambientales pueden producir pérdidas en los ecosistemas, repercutiendo en la calidad de vida de las personas y en la economía local y nacional.

Además, la tradición extractivista no es distributiva, sino excluye una alta proporción de la población guatemalteca. Tampoco ha generado bienes públicos que favorezcan a la colectividad social. Se privatizan las ganancias y se socializan los perjuicios.

Considerando los impactos ambientales y sociales y las pocas ganancias para el pueblo que podrían darse en caso de la extracción de hierro, esperamos que la DIGARN cancelen las licencias de reconocimiento y exploración de hierro y otros minerales que aún están pendientes.

Tambien solicitamos al gobierno nacional y a la Comunidad Internacional apoyar las justas demandas de las comunidades rurales que rechazan actividades mineras en sus territorios. Es de suma importancia considerar las consultas populares y comunitarias como mecanismos de expresión popular, por medio de las cuales se hacen efectivos varios derechos reconocidos constitucionalmentem tales como la libertad de acción y emisión del pensamiento. Sobre todo es un medio para facilitar el bien común en torno de las iniciativas que puedan tener lugar en sus territorios.

Bibliografía:

http://www.infoiarna.org.gt/red%20iarna/2011/Red%20Informa%2018/adjuntos/suplemento-arenas-discordia.pdf

http://www.prensalibre.com.gt/noticias/politica/hierro-mineria-costa_sur-extraccion-tikal_minerals_0_507549405.html :

http://www.prensalibre.com/noticias/cancela-mineria-hierro-playas_0_508149221.html :

http://www.dewereldmorgen.be/artikels/2011/05/18/guatemalteekse-stranden-dreigen-open-mijnen-te-worden

Fotografías: documentación de Alianza Ciudadana por la Costa Sur

Video: Comisión Pastoral Paz y Ecología