º

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

17/06/2011 - La descarga publica del dique de colas de la Mina Marlin:
¿garantía de protección al medio ambiente?


El viérnes 17 de junio la Empresa Montana Exploradora S.A. a la que pertenece la Mina Marlin organizó una nueva descarga del dique de colas en el río Cuilco. Esta vez anunciaron que la descarga  seria  abierta al público. Pero en realidad es discutible hasta que medida fue una actividad abierta. Solo ciertas organizaciones que recibían un permiso podían participar en este evento. Como representantes de la Diócesis de San Marcos sí podíamos participar, pero no tomar fotos, ni registrar videos o utilizar nuestros celulares.

Para garantizar que el agua no estuviera contaminada, la empresa invitó a diferentes instancias del gobierno como el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), el Ministerio de Energía y Minas (MEM), Asociación de Monitoreo Ambiental Comunitaria (AMAC) para hacer un monitoreo de la calidad del agua y de la conductividad. Así la empresa espera sostener la reputación de ser una empresa de minería que protege al medio ambiente.

Cabe señalar que la población marquense, no está informado sobre los resultados del monitoreo realizado por las instituciones asistentes, como MARN o AMAC, no existe la garantía que la descarga realmente se efectuó de tal forma que las concentraciones contaminantes en el agua están por debajo de los niveles permitidos. Lo aconsejable es realizar otra investigación de parte de una organización no gubernamental, para verificar la validez de los resultados del Monitoreo Ambiental.

Según el monitoreo de calidad del agua realizado por COPAE, los resultados muestran que la “Quebrada Seca”, riachuelo en donde la empresa realiza las descargas, presenta algunos metales y otros compuestos químicos que pueden estar relacionados con minería, como el Manganeso, Sulfatos y Arsénico, en concentraciones más altas que en los otros cuerpos de agua estudiados.  En el caso del Arsénico, éste se ha detectado en algunos meses del año en concentraciones arriba de los límites establecidos  por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos –EPA-.

Esta tendencia es preocupante, ya que se sabe que al largo plazo estos parámetros pueden aumentar, lo cual vulnera la salud de los habitantes de las comunidades que están ubicadas alrededor de la mina, lo cual ya está reflejado en un estudio preliminar realizado por la Universidad de Michigan, Estados Unidos, a solicitud de Physicians for Human Rights, por lo que una investigación independiente y más profunda sobre los efectos directos de la presencia de la mina Marlin en la salud, es de suma urgencia.

 

Más información:

http://www.resistencia-mineria.org/espanol/?q=node/53